Taller 99: Exploración, arte y espíritu

El Taller 99 es parte importante de la historia de las artes visuales de nuestro país. Desde que Nemesio Antúnez lo creó en 1956, han pasado más de 500 artistas interesados en aprender de grabado y desarrollarlo.

Las motivaciones de su nacimiento fueron tener un lugar donde las personas interesadas en esta disciplina lograran realizarla. Hasta ese momento el grabado solo se podía estudiar en la universidad.

Desde sus orígenes, el grupo y lo colectivo han sido fundamentales en su desarrollo. Durante seis décadas el Taller 99 se ha convertido en el espacio donde los artistas se nutren unos a otros en sus procesos creativos. “Se mantiene ese espíritu que tenía Nemesio de búsqueda colaborativa, donde la confianza y el vínculo entre quienes lo conformamos es muy importante. Es un sello que no se da frecuentemente y ha influido en su permanencia y trascendencia”, explica Isabel Cauas, artista y presidenta de la Corporación Cultural Taller 99.

“El foco es que sea un espacio de búsqueda, de experimentación y desarrollo del grabado. Si eso falla, ya no es el Taller 99. Queremos transmitir esto a través de nuestras clases e instancias de trabajo en la que ese sentido de búsqueda y creación es fundamental”, destaca Rafael Munita, artista e integrante de la directiva de la Corporación Cultural.

También se busca difundir esta disciplina y darla a conocer, especialmente a las nuevas generaciones. Y lo han conseguido: muchos profesores de Arte de colegios llegan para explorar el grabado y luego comparten sus aprendizajes con sus alumnos.

Por el Taller han pasado numerosos artistas de los más diversos orígenes y edades. Muchos consagrados, otros que se inician en esta disciplina y también personas con otros intereses: poetas, abogados y hasta matemáticos.

Creación conjunta

Una de las características del Taller 99 es que además del proceso creativo individual, hay creación colectiva.

Esta creación es la protagonista de la Exposición Taller 99/ Providencia: Transcurso de Residencia, organizada en conjunto con la Fundación Cultural de Providencia y que —desde el 13 de diciembre— se exhibe en Nueva Providencia 1995.

La muestra recorre la historia del Taller, destacando la creación grupal en los lugares donde se llevó a cabo: la casa de Guardia, la de Melchor Concha y la actual de calle Zañartu.

Allí los integrantes del Taller trabajaron —y lo siguen haciendo— temáticas colectivas que los artistas desarrollan durante el año independiente de sus creaciones personales.

La primera de ellas se hizo en 1961 y estuvo inspirada en El Cantar de los Cantares que generó gran interés en la época.

Con el tiempo fueron desarrollando diversas propuestas creativas donde confluían —junto a los grabados— el trabajo con poetas y escritores. La más reciente —presente en la muestra actual— es la realizada en el 2017 por estudiantes e integrantes del Taller cuyo tema fue «La Cuchara de Nemesio». “Nos interesaba traerlo al hoy, que él metiera su cuchara. Los creadores investigaron su obra, lo conocieron más y lo usaron como referente en sus propuestas”, cuenta Rafael Munita.

Mirada a la historia

Este 2018 ha sido un tiempo para recordar el camino recorrido. En la exposición están las obras de 120 artistas.

Para los integrantes del Taller es una manera de mirar retrospectivamente lo realizado en estos años y de conmemorar el centenario del nacimiento de Nemesio Antúnez.

Junto con la muestra se lanzó el libro ‘Taller 99 Memoria Colectiva del Grabado en Chile’ escrito por Patricia Andaur y Paula Véliz. Esta obra reconstruye su historia a partir de la investigación y entrevistas a muchos de sus fundadores y artistas. En él están registradas más de 200 obras que son parte de las carpetas colectivas y de su valioso archivo.

Ximena Lecaros, artista y parte de la directiva del Taller explica que “son 62 años de existencia de este espacio que es un referente para quienes se interesan en el mundo del grabado y en el arte. Este libro es muy importante porque reúne la historia, información de nuestro trabajo, creaciones, entrevistas y fotografías que son parte de la memoria del Taller 99. Recoge el espíritu de lo que ha sido y de lo que lo lleva a seguir tan vivo hasta el día de hoy”.

Roser Bru, grabadora chilena, trabajando en el Taller actual.

exploracion

Ver Fuente

Entidad sin fines de lucro dedicada a la creación, investigación, edición, docencia y difusión del arte del Grabado fundado por el destacado pintor y grabador Nemesio Antúnez en 1956.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *